Exceso de información, ¿veraz?

El escritor e intelectual italiano Umberto Eco se ha referido en varias ocasiones al hecho de que Internet, como fuente extraordinaria de información, contiene un peligro que subyace a todo lo que se publica en la red: la credibilidad. Si buscamos información en google, por ejemplo, encontramos una vasta cantidad de referencias cuya veracidad es difícil de contrastar. Tal abundancia de recursos informativos convierten a la red en inabarcable, y desde un principio parece que los ciudadanos nos sentimos seducidos por la idea de encontrar cualquier información que precisemos en tan solo unos milisegundos, sin darnos cuenta de que lo que prima un buscador es la cantidad, no la calidad de la información.

Al mismo tiempo, el mismo hecho de que las fuentes en Internet sean tan diversas, produce la ventaja de la posibilidad, casi inmediata, de cotejar la información que sobre cada hecho publican esas distintas fuentes. Cuéntame cómo lo cuentas y te diré quién eres, o a quién favoreces. Los telediarios, periódicos y medios de comunicación no van a ir en contra de la mano que les da de comer, tampoco en Internet, mientras que el ciudadano observa cómo los medios de comunicación de masas, también los digitales, tratan de contarle medias verdades, es decir, las peores de las mentiras. Por tanto, ante un hecho establecido, ¿qué información nos creemos?

Ante una sociedad llamada democrática y libre, en la que las decisiones que toman los ciudadanos dependen de lo que se les cuenta, y de cómo se cuenta, la soberanía popular se reduce a la mínima expresión puesto que sólo acudimos a votar cada cuatro años para elegir unos representantes que nos van a mediatizar la información que nos den a través de medios de comunicación sesgados hacia intereses empresariales ajenos a los de la mayoría de la sociedad. El caso del intercambio de archivos a través de las redes p2p ha sido analizado por al abogado sevillano David Bravo, quien demuestra, con la ley en la mano, y con información de diversas fuentes, la manipulación de la información que desde el poder se realiza para generar un estereotipo sobre los internautas que comparten legalmente archivos en la red. Como este se podrían poner multitud de ejemplos. Se habla poco, porque no interesa, de la polémica Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias (LOPS) que ha excluido a los licenciados en psicología de dicha ley, a pesar de lo que España debe a estos profesionales, que están a las duras (y muy duras) cuando ocurre alguna tragedia.

El problema, en mi opinión, es que el exceso de información hace que la capacidad crítica de la sociedad sea mucho más bajo de lo que sería favorable a sus intereses. Continuamos quizás como en Roma, con un pan y circo en el que nos cuelan restricciones de derechos o reducción a su mínima expresión mientras nos entretienen en los telediarios y periódicos con problemas de minorías que, aunque sean respetables y necesitan ser solucionados, ocultan la realidad de la incapacidad de uno u otro partido en el poder para resolver los problemas de la mayoría. Véase vivienda y empleo precario.

About these ads

4 comentarios to “Exceso de información, ¿veraz?”

  1. roberto manuel soto navarro Says:

    el exceso de información hace que la capacidad crítica de la sociedad sea mucho más bajo de lo que sería favorable a sus intereses

    es tarea de cada uno como lo quieran llamar libertad mental , libertad espiritual,nirvana,exceso de informacion ..la gente se empiesa a criticar tanto que ya no critica a los demas se perdonan ellos mismos y empiesan a perdonar a los demas… si muy bueno .. el contenido de esto

    es simple la respuesta es trabajo de cada uno.

  2. Carlota Says:

    Hace unos días, oí hablar de “exceso de información” o algo similar, en referencia a la web, en un medio de comunicación clásico y de fama seria en el mundo de antaño. Se decía allí que mucha gente no sabía diferenciar entre astronomía y astrología, como si las personas que nos moviéramos por Internet fuéramos niños que hay que supervisar. Sinceramente, creo que a los poderes establecidos les asusta esta fuente de información libre e independiente, y este medio de expresión poderoso y sin igual, accesible a todo el que tenga un poco de inquietud y curiosidad. Por esta razón se está empezando a desprestigiar, y un argumento puede ser ése “exceso de información”. Las personas que nos movemos en Internet y buscamos allí toda la información que despierta nuestra curiosidad, somos adultos, y no somos tontos. Eso si somos mentes inquietas en búsqueda de la verdad, y hace tiempo que preferimos no encender la tele para no oír las mentiras de turno de ésos mismos a quién Internet molesta tanto.

  3. RICARDO Says:

    ESO NO ME GUSTO SEAN CLAROS

  4. Anónimo Says:

    Bu!!! No sabe


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: