Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet”

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Hacer dinero vendiendo gratis

La industria del entretenimiento se compone de enormes empresas relacionadas con diversos medios de comunicación. Por ello, como venimos observando, estos medios de comunicación tratan de criminalizar a los usuarios de Internet que se descargan música o películas, porque aunque se trata de una conducta legal (siempre que no haya ánimo de lucro), va en contra de sus intereses empresariales.

Cuando el conocimiento y la técnica avanzan caen antiguas formas de negocio. Vender discos a 20 euros no puede competir con la acción legal de descargarse música por Internet. Y, aunque la manipulación informativa consiguiera programar las mentes de lo ciudadanos de manera que llegasen a creer que es ilegal descargarse música o películas, los ciudadanos van tomando la delantera. Nuevas formas de negocio surgen, y la industria del entretenimiento demuestra no tener cintura.

Madrid rock es una tienda de ropa

Hace unos meses muchos ciudadanos recibían la noticia de que Madrid Rock, una famosa tienda de música de la capital española, cerraba debido a la crisis de la industria musical propiciada por la piratería. Esta noticia apareció en televisiones y periódicos de toda España, y en sus concienzudos análisis los periodistas ponían como causas de la (supuesta) caída de beneficios de las compañías discográficas, a la piratería callejera (el top manta) y la “piratería digital” (descargas por Internet).

Está claro que la piratería callejera es un delito doble. Con ella se revende material de obras protegidas (ánimo de lucro) y se explota a inmigrantes. Sin embargo, la “piratería digital” es un concepto vacío, es como decir “esqueleto vivo” o “feminista machista”. Si con “piratería digital”, los medios de comunicación o la SGAE quieren definir un acto delictivo, simplemente mienten.

La realidad de Madrid Rock es bien distinta. Sus trabajadores denunciaron una maniobra inmobiliaria para la instalación de una tienda de ropa, pero los medios de comunicación no les hicieron tanto caso como a la industria discográfica.

Pasados los meses nos encontramos con que Madrid Rock es una tienda de ropa.

Más sobre Mundo Internet.

Vuelve la Gestapo

Como bien sabemos, el intercambio de archivos sin ánimo de lucro es legal en España. Esto trae de cabeza a los grupos empresariales españoles y extranjeros, dado que ven peligrar parte de su negocio. Ya hemos hablado de este tema en la sección Mundo Internet.

Hasta qué punto llegará el tema que varios usuarios de la red eMule dicen haber recibido mensajes intimidatorios. Observen estos enlaces:

Mensajes intimidatorios en el eMule

CoPeerRight España

Miedo en las redes p2p

El diario El País continúa su campaña para atemorizar a los usuarios de las redes p2p. Perteneciente al grupo Prisa, el cual está muy interesado en la comercialización del entretenimiento, lleva bastante tiempo con una estrategia de acoso y derribo al mundo del intercambio de archivos. Hace poco nos hacíamos eco en este blog de la descarada manipulación de Antena 3 Televisión acerca de la descarga de archivos, véase el post de Octubre.

Ante la aparición de estas noticias muchos usuarios se pueden sentir confusos. Sin embargo, una lectura adecuada de la ley nos hace reflexionar. Compartir archivos sin ánimo de lucro es legal en España. El abogado David Bravo tiene un blog dedicado al tema, que pueden visitar a fin de asesorase.

Una vez más nos encontramos con la intención de El País, como ya hiciera Antena 3 o TVE, de hacer pedagogía con este tema. Lo repetirán cientos de veces pero no por ello se convertirá en verdad. Eso pasaba en la Alemania nazi. Con la ley actual, compartir archivos con o sin de derechos de autor, es legal, siempre que no haya ánimo de lucro. La industria del entretenimiento, televisión por cable o ADSL, Canal Satélite Digital y otras empresas, se relacionan con estos medios de comunicación, no lo olvidemos.

Hay mucho dinero en juego, por lo tanto quieren desinformar a la sociedad.

Lean la noticia.

Antena 3 y la descarga de archivos

El pasado jueves 27 de Octubre, los informativos de Antena 3 sacaban en sus noticias la siguiente “información”:

“Noticia” de Antena 3

La comunidad internauta ha reaccionado en el mismo foro de Antena 3. Es increíble la cantidad de comentarios que dos días después ha ocasionado esta noticia, 17 páginas de comentarios en dicho foro, y muchos más en diversas páginas. Pueden ver como ejemplo:

Respuesta de los internautas

Desde este blog se pretende analizar las noticias que los ciudadanos reciben, manteniendo la tesis de que las noticias están diseñadas para mantener en el poder a la clase política en general, no solo del gobierno, sino también la clase empresarial en su conjunto. El caso de Antena 3 y su “noticia” sobre la descarga de archivos es un perfecto ejemplo de manipulación informativa al servicio de intereses que no son los de los ciudadanos como usted, que lee este artículo. Una recomendación: asesórese legalmente sobre el tema de las descargas de archivos, y observará cómo Antena 3 y demás medios de comunicación pretenden engañarle. ¿La razón? Que pertenecen a enormes empresas que tienen interés en la distribución de contenidos por Internet, y la actual ley no les beneficia.

Puede visitar la página de David Bravo, abogado especialista en propiedad intelectual. Especialmente recomendable el artículo “Continúa la operación titiriteros II”.

El estereotipo internauta

El cambio que supone Internet y las nuevas tecnologías están dando paso a nuevos modelos de negocio que llevan a los sectores de poder políticos, económicos e informativos que ven en Internet un enemigo de sus intereses, a generar informaciones con ánimo de intoxicar y generar una corriente de opinión pública que desconfía de estos avances. Un ejemplo claro es la continuidad de las noticias aparecidas en diversos medios de comunicación que generan un estereotipo sobre los internautas. Para la Psicología Social el estereotipo mantiene una relación con el prejuicio y la discriminación. A riesgo de simplificar, se puede definir:

- Estereotipo: conjunto de creencias sobre un grupo de personas;
– Prejuicio: afecto o evaluación negativa del grupo sobre el que se hace el estereotipo;
– Discriminación: falta de igualdad en el tratamiento dado a las personas que pertenecen al grupo estereotipado;

El estereotipo sirve para racionalizar o justificar la hostilidad de una persona hacia un grupo al que no pertenece. Es “ver mal” a un grupo al que no se pertenece porque se le ve diferente o contrario a los intereses de quien genera el estereotipo. El problema, evidentemente, es que es una percepción no real de un grupo de personas. Sobre los internautas, como decía, se lanzan informaciones simplificadas y retorcidas, generadoras y representativas de ese estereotipo sobre los internautas. Aunque la noticia es antigua, me parece muy clarificadora una vez ha pasado cierto tiempo para comprender la “línea editorial” de El País sobre este tema. El País, perteneciente al grupo PRISA, comparte importantes proyectos económicos sobre la industria del entretenimiento, razón por la cual es una de las organizaciones que busca el desprestigio injustificado de la comunidad internauta

Enlace que incluye la noticia original: Campus Party 2004: La comunidad internauta protesta contra manipulación informativa de “El País”

Hacia una Internet horizontal

Es muy difícil predecir por donde se va a desarrollar Internet en un futuro próximo. Pero supongo que a todos nos gusta hacer cábalas acerca de las nuevas tecnologías y aventurar ideas sobre cómo puede desarrollarse la red. Esta es tan sólo, mi opinión acerca de por donde pueden ir las cosas.

Desde un principio, los grandes portales se constituyeron como los grandes proveedores de contenidos en la red. Esto generaba un Internet vertical, en el cual los usuarios dependíamos de estos grandes portales para acceder a los servicios que las nuevas tecnologías nos ofrecían. Sin embargo, la iniciativa de los propios internautas, y la sindicación de contenidos está permitiendo que cada usuario de Internet sea como una neurona, que conecta con muchas otras neuronas y recibe muchas conexiones de otras. De esta manera, la distribución de información y contenidos es horizontal. El fenómeno blog es una muestra de ello, y si ya hay concursos sobre escritores de bitácoras, ¿por qué no pensar en sindicar música, cortos de cine, y cualquier manifestación creativa que pueda difundirse por la red? En mi opinión, esta es la verdadera competencia de la industria del entretenimiento, artistas, músicos pro SGAE, Migueles Ríos y demás.

Las empresas tecnológicas y los proveedores de Internet deberían tomar nota de por donde va la demanda, y si cada internauta puede ser productor de contenidos, cada usuario será libre de entretenerse como le dé la gana. Continuaremos necesitando fuentes de fiar en las informaciones que se distribuyan por la red, pero en el caso de la industria del entretenimiento, su modelo de negocio está prácticamente agotado.

Exceso de información, ¿veraz?

El escritor e intelectual italiano Umberto Eco se ha referido en varias ocasiones al hecho de que Internet, como fuente extraordinaria de información, contiene un peligro que subyace a todo lo que se publica en la red: la credibilidad. Si buscamos información en google, por ejemplo, encontramos una vasta cantidad de referencias cuya veracidad es difícil de contrastar. Tal abundancia de recursos informativos convierten a la red en inabarcable, y desde un principio parece que los ciudadanos nos sentimos seducidos por la idea de encontrar cualquier información que precisemos en tan solo unos milisegundos, sin darnos cuenta de que lo que prima un buscador es la cantidad, no la calidad de la información.

Al mismo tiempo, el mismo hecho de que las fuentes en Internet sean tan diversas, produce la ventaja de la posibilidad, casi inmediata, de cotejar la información que sobre cada hecho publican esas distintas fuentes. Cuéntame cómo lo cuentas y te diré quién eres, o a quién favoreces. Los telediarios, periódicos y medios de comunicación no van a ir en contra de la mano que les da de comer, tampoco en Internet, mientras que el ciudadano observa cómo los medios de comunicación de masas, también los digitales, tratan de contarle medias verdades, es decir, las peores de las mentiras. Por tanto, ante un hecho establecido, ¿qué información nos creemos?

Ante una sociedad llamada democrática y libre, en la que las decisiones que toman los ciudadanos dependen de lo que se les cuenta, y de cómo se cuenta, la soberanía popular se reduce a la mínima expresión puesto que sólo acudimos a votar cada cuatro años para elegir unos representantes que nos van a mediatizar la información que nos den a través de medios de comunicación sesgados hacia intereses empresariales ajenos a los de la mayoría de la sociedad. El caso del intercambio de archivos a través de las redes p2p ha sido analizado por al abogado sevillano David Bravo, quien demuestra, con la ley en la mano, y con información de diversas fuentes, la manipulación de la información que desde el poder se realiza para generar un estereotipo sobre los internautas que comparten legalmente archivos en la red. Como este se podrían poner multitud de ejemplos. Se habla poco, porque no interesa, de la polémica Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias (LOPS) que ha excluido a los licenciados en psicología de dicha ley, a pesar de lo que España debe a estos profesionales, que están a las duras (y muy duras) cuando ocurre alguna tragedia.

El problema, en mi opinión, es que el exceso de información hace que la capacidad crítica de la sociedad sea mucho más bajo de lo que sería favorable a sus intereses. Continuamos quizás como en Roma, con un pan y circo en el que nos cuelan restricciones de derechos o reducción a su mínima expresión mientras nos entretienen en los telediarios y periódicos con problemas de minorías que, aunque sean respetables y necesitan ser solucionados, ocultan la realidad de la incapacidad de uno u otro partido en el poder para resolver los problemas de la mayoría. Véase vivienda y empleo precario.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.