La información ambigua

Hay un área de la Psicología llamada Psicología del Pensamiento que trata el complicado tema del razonamiento y la toma de decisiones de los seres humanos. Tomando como referencia la lógica formal, la teoría de probabilidades y las explicaciones de cuáles son los razonamientos correctos, la Psicología del Pensamiento compara las predicciones de estas áreas con cuál es la conducta real de las personas. Una cosa son los razonamientos correctos, y otra cosa son los razonamientos reales.
De manera general, lo que han encontrado las investigaciones de esta área de la Psicología, es que en situaciones sencillas, certeras, los seres humanos razonamos de manera correcta, conforme a la lógica formal. Pero en el momento en que la situación se complica un poquito, es algo ambigua, no mucho, cometemos errores y llegamos a conclusiones erróneas. Cometemos más errores cuanto más ambigua es la información de la que partimos, y esos errores no son aleatorios. Siguen patrones que permiten predecir la conducta. Por ejemplo, somos muy malos a la hora de razonar sobre probabilidades. Estimamos como muy probables sucesos que nos llaman la atención o que se instalan en nuestra memoria y estimamos como improbables sucesos cotidianos. Calculamos mal las probabilidades compuestas de dos o más sucesos. Y así ocurre con muchos tipos de situaciones, desde las algo difíciles a las muy difíciles.
Daniel Kahneman es uno de los más reconocidos investigadores de la Psicología del Pensamiento. Recibió el premio Nobel de Economía en 2002, aunque él es psicólogo. Y se lo dieron porque la Economía se enfrenta a situaciones con mucha incertidumbre. Muchos economistas de corte liberal tienen como dogma de fe que la toma de decisiones se basa en el propio interés, en el máximo beneficio. Eso puede parecer cierto en situaciones de certidumbre. Pero en situaciones ambiguas, si razonamos de manera errónea y estimamos mal la probabilidad, cometemos errores, llegando a tener dolorosas pérdidas. Dicho de otro modo: la toma de decisiones en situaciones de certidumbre es un caso particular, pero no general. Y de casos particulares no se puede hacer ciencia. La ventaja de las investigaciones de Kahneman frente a los postulados de le Economía es que se puede hacer experimentación con la conducta en situaciones de toma de decisiones, mientras que la Economía trata de explicar sucesos que ya han ocurrido en base a ideas no comprobadas experimentalmente.
Políticos, periodistas y grandes empresarios intuyen esto, de manera que lanzan informaciones ambiguas, del tipo la bruja Lola, y que luego cada uno tome sus decisiones. Luego cuando alguien o muchos se den el batacazo, dirán que ellos ya lo habían avisado… Pero estas ambigüedades calculadas buscan un beneficio: la continuidad en el poder. Mientras la sociedad civil no tome las decisiones por sí misma continuaremos de la misma manera.

Más información sobre Daniel Kanheman

Publicado en Economía. 4 Comments »

4 comentarios to “La información ambigua”

  1. nekcab Says:

    Jesus, se agradece el artículo y el enlace.

  2. Vicente Torres Says:

    La sociedad civil actúa por instinto y suele ser manipulada a corto plazo. Pedir que actúe de modo racional es excesivo. A largo plazo los movimientos son algo más razonbles.

  3. pit Says:

    La cosa es bastante mas sencilla: a la gente le resulta fácil sentir (no lo pueden evitar) y dificil pensar (si pueden evitarlo, lo hacen). Por eso sienten mucho y piensan poco. Y así les va.

  4. Sociedad libre Says:

    De acuerdo contigo, Pit. Decía Virginia Woolf que “a la gente le gusta sentir, sea lo que sea”. Si hay personas que quieren sentirse ricas hipotecándose a 30 años, pues es su libre elección. El mérito de Daniel Kanheman y otros investigadores es que ha demostrado lo que tu dices de manera empírica, usando las metodologías de la ciencia experimental. Y eso no es tan fácil. Hay tantas ideas supuestamente razonables sobre el pensamiento humano que muchas podrían parecer reales. Pero no es así: solo algunas parecen ciertas, tomando como criterio de verdad la investigación científica.

    Antonio Damasio, otro de los autores del que hablamos en el blog, ha conseguido llegar a las bases cerebrales del razonamiento humano. Y sus descubrimientos van en la línea de Kanheman: las personas no pensamos con una racionalidad “pura”, sino que lo hacemos con una racionalidad “de andar por casa”. Simplificando, el cerebro “piensa” con las vísceras, con lo que puede ser ventajoso o dañino para uno mismo. Pero ahí está el sesgo, porque pensar teniendo en mente deseos y miedos nos aparta de la realidad.
    En línea con lo que dice Pit hay una fantástica reflexión de Horace Walpole que lo deja claro:
    “La vida es una comedia para quienes piensan,
    y una tragedia para quienes sienten”.
    Gracias por vuestros comentarios.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: