Juventud, divino tesoro

Al menos eso dicen.

El sistema económico en el que vivimos nos ha hecho aprender que el comportamiento racional de los individuos está destinado a maximizar los beneficios. El ser humano es egoísta por naturaleza, de manera que se dedica a obtener lo que más pueda del entorno en el que vive a fin de incrementar sus beneficios. De esta manera, si cada uno se dedica a lo suyo sin solidarizarse con los problemas de los demás, conseguirá con trabajo y esfuerzo los resultados que desea. La juventud española vive muy bien con estos principios. Imagino que son minoría los que sacrifican parte de su tiempo en dedicarse a los demás, y no me refiero a los ejemplos de personas necesitadas debido a diversos problemas sociales. Me refiero al hecho de posicionarse a favor de múltiples intereses particulares de colectivos que día tras día ven cómo se reducen sus derechos a fin de mantener los privilegios de minorías influyentes tanto en el poder como en la distribución de la información.

A riesgo de realizar una simplificación, se puede intentar describir la situación de la juventud española de la siguiente manera:

El joven español está montado en un burro. A este burro se le ha presentado una apetitosa zanahoria desde el sistema político, económico e informativo que vivimos. Al final del trayecto este joven sueña con realizar su vida con, al menos, el mismo nivel de vida que sus padres, y si puede, mejorarlo. La zanahoria es un compuesto de tipos bajos de interés que facilitan el endeudamiento para invertir o consumir, una legislación laboral que consagra la precariedad laboral, una inflación superior a los incrementos salariales, con lo que mes a mes somos más pobres, unos precios de la vivienda desorbitados destinados a enriquecer a especuladores o asegurar la pensión de las generaciones mayores (la mayoría de los propietarios), y un componente más: el certificar desde el poder político que la zanahoria es alcanzable, y deseable. Ante esto, el joven jinete ignora conceptos básicos de su formación. Conceptos como que la economía va por ciclos de expansión y recesión, que dependemos del petróleo para casi todo, que el agua es cada vez más escasa, que la población española está envejecida y que en España se prefiere mano de obra barata a mano de obra preparada. Sin embargo, parece que lo que hay que hacer es arriesgar, porque… así nos lo hacen entender desde el sistema de información que vivimos: “los pisos nunca bajan”, “alquilar es tirar el dinero”, “España va bien (Aznar) / más que bien (Zapatero)”, “qué bonito sería las Olimpiadas para Madrid”, etc.

Sin embargo hay una unión de varios factores de peso que parece no ser tenida en cuenta: en los próximos treinta años: hay que pagar hipoteca en un contexto de tipos de interés variables, incremento de los precios del petróleo, gasto para los ancianos creciente de manera espectacular, mantenimiento (incluso empeoramiento) de la precariedad laboral, crecimiento de los salarios por debajo de la inflación y globalización de la economía. Considerando sólo el caso del petróleo, hay que decir que el valor del barril se ha triplicado en los últimos 18 meses, pasando de 20 a 60 dólares. A este ritmo, ¿cuánto tiempo se tardará en no poder con la hipoteca?

La mecha está prendida, y la llama que la aviva es nuestro propio egoísmo. En un casino no todos pueden ser los ganadores.

Publicado en Vivienda. 4 Comments »

4 comentarios to “Juventud, divino tesoro”

  1. nekcab Says:

    Resalto:
    “…Considerando sólo el caso del petróleo, hay que decir que el valor del barril se ha triplicado en los últimos 18 meses, pasando de 20 a 60 dólares. A este ritmo, ¿cuánto tiempo se tardará en no poder con la hipoteca?…”

  2. mamuga Says:

    Es q nadie va a hablar de los circulos de poder q siguen existiendo en este pais aunq ya no vivimos en una dictadura?! en el poder siguen estan do los mismos!!!

  3. Johan Says:

    mamuga, la capacidad de adaptación de los poderosos no tiene parangón (lo que les importa al capital es mantener el poder a toda costa).

  4. pit Says:

    ¿has visto la pelicula “Dinosaurio” de Disney ? mirala como una parabola. El ser humano es, para su tamaño, uno de los seres mas debiles e indefensos que hay. Solo la inteligencia y la union le da la fuerza necesaria para sobrevivir. Quienes nos intentan dividir, y lo consiguen, suelen estar unidos entre si. Son los poderosos, que tienen bien claro el adagio clásico: “divide y venceras”.
    Solo un ejemplo para verlo claro: lo unidos que están los empresarios (CEOE y CEPYME) y lo divididos que están los sindicatos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: