El caso Delphi y la anestesia social

El cierre de la planta de Delphi en Puerto Real, Cádiz, enciende las alarmas entre los sectores políticos, que aprovechan esta situación para tirarse los trastos a la cabeza a la hora de definir las responsabilidades. Su preocupación no es el legítimo derecho al trabajo de los ciudadanos, y fomentarlo, sino cómo desgastar al adversario. La acumulación de reformas laborales gestionadas por los partidos mayoritarios trae estos lodos como consecuencia. Despido más libre, más barato y el marrón para la sociedad civil. Todo a la carta para que quienes manejan el dinero puedan crear empleo donde les de la gana.

Cada ciudadano puede pensar que eso nunca le va a tocar, y que se echará a protestar si algún día le pasa. Esta forma de anestesia social paraliza la iniciativa de la sociedad civil, más pendiente de ruidos carnavaleros y fiestas de guardar, que de la realidad que se nos abre camino: si queremos mantener nuestro estado del bienestar (educación, sanidad, pensiones) o trabajamos, literalmente, como chinos, o creamos valor añadido en nuestros productos y servicios. La creación de empleo en el sector público tampoco nos va a salvar, vista la productividad de muchos, quizá no todos, pero muchos, de los funcionarios que viven de la sopa boba de los impuestos. Además, ¿cuál es el camino del poder adquisitivo de un trabajador de la administración? Bueno, realmente, de las administraciones, cuatro, que pagamos entre todos (estado, autonomías, diputaciones y ayuntamientos). Si la cosa de pone más fea en cuestión de empleo, ya me dirán con qué dinero y con qué argumento ético revisan los salarios de los trabajadores de lo público. Lo natural sería volver a las congelaciones salariales.

Pues esta es la situación que estamos construyendo entre todos. De nada sirve quejarse de una clase política a la que, como bien decía Arturo Pérez Reverte, hemos convertido en nuestros nuevos amos. Como la sociedad civil no espabile, veremos más casos Delphi. Espere sentado en su sillón.

Publicado en General. 1 Comment »

Una respuesta to “El caso Delphi y la anestesia social”

  1. Jainho Says:

    Tambien resulta penosa la poca repercusión que la huelga general de 14 municipios provoca en los medios de comunicación nacionales, más pendientes de temas del extranjero que de los asuntos propios.
    Parece ser, por desgracia, que hace falta vivir a 100km. de Madrid para salir en las noticias… Un accidente de 4 jovenes un sábado en la M30 tiene garantizados muchos segundos de noticias, esto, por su carencia de morbo, desgraciadamente no.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: